En nuestros primeros años de vida (hasta los 10 años), adoptamos las conductas de   nuestros padres, convirtiéndose en nuestros modelos a seguir, pero hasta la edad de más o menos los 25 años, es cuando empezamos a crear esas bases, y consideramos que es el momento de aumentar nuestra independencia, dando el paso a la adultez.

Empezamos a adquirir cada vez más responsabilidades, siguiendo los mismos patrones de Papá y Mamá: casarte, tener hijos, endeudarte para comprar la casa y el carro, y por último, trabajar hasta lograr la deseada pensión o jubilación.

Postergando nuestros proyectos y relegándolos al olvido, no queremos más proyectos de vida destruidos, te retamos a que generes un nuevo cambio en la sociedad, y no sigas aplazando tus sueños por deudas negativas que no te producirán ganancias en el tiempo.

En este post, queremos hablarles sobre varios temas de la vida, del hogar y de la economía personal, que debes saber y apersonarte antes de que llegues a los 30 años, sin olvidar tus proyectos personales o los de pareja.

Ya que, si tienes esta edad o estas próximo a cumplirla, sabrás que ya no tienes esa juventud de los 20, ya ves venir algunas canas en tu cabello, eres un adulto y como tal debes estar preparado.

Lo principal donde te debes Centrar

1. El presupuesto

Ya lo hemos hablado en otros posts, para nosotros y según muchos autores, el presupuesto es la madre, la raíz, el principal elemento que las personas deben adoptar en sus vidas para lograr buenos resultados en materia económica, sea personal o en pareja.

En definitiva, debemos aprender a clasificar los gastos (Necesidades o deseos) acorde a tu condición personal, que permitan administrar muy bien tu dinero,  y llevar un control de los ingresos y gastos  con el fin de garantizar tu tranquilidad financiera.

2. El ahorro

De la mano del punto anterior, debe haber un monto de dinero reservado dentro del presupuesto que será ahorrado, mes a mes, o de acuerdo a la periodicidad de tus ingresos.

Hay muchas teorías y recomendaciones sobre qué porcentaje ahorrar, sin embargo, nuestra experiencia nos dice que cada caso es particular y se debe adaptar a ello, lo que si recomendamos es que el ahorro este entre el 10% y 30% de tus ingresos como mínimo, lo ideal es gastar lo que  sobre después de ahorrar, y así aumentar las probabilidades de lograr más rápido tu propia libertad financiera.

3. Establecer un fondo de emergencias

Muchas veces al hablar con personas jóvenes sobre la importancia de disponer de un fondo de emergencias, entre las opiniones más comunes que solemos encontrar es que ellos  aún están  jóvenes y  por ende no les hace falta, que eso es para personas que se encuentra en la  tercera edad.

No obstante,  nadie está exento de alguna calamidad, problema o situación que les conlleve a necesitar de forma inmediata de algunos recursos económicos y evitar endeudarnos sin  afectar nuestras finanzas.   Es indispensable que las personas o los hogares entre su presupuesto cuenten con alguna reserva o colchón de dinero para cualquier emergencia que se presente en el camino y así prevenir futuros dolores de cabeza.

4. Pagar con tarjeta de crédito, tarjeta débito o en efectivo

Consideramos que cualquier medio de pago es ideal, el problema está en el uso que le demos. Es recurrente satanizar a los bancos o a las tarjetas de créditos, pero el problema esta es en la persona que son quienes manejan estos instrumentos financieros.

Si no sabes administras tu dinero, nunca podrás darles un bueno manejo a estos tres medios de pago. Edúcate para que tomes mejores decisiones. En el caso de las tarjetas de crédito, es ideal para acumular puntos, aprovechar las promociones en los almacenes, siempre y cuando realicemos las compras a una sola cuota.

Mientras, la tarjeta de débito o el efectivo, son muy prácticas para controlar nuestros gastos, porque ya sabemos con qué dinero contamos para gastar durante el mes.

Las obligaciones, como créditos y deudas

5. Las tarjetas de crédito y su funcionamiento

Todos debemos aprender a manejar de manera eficiente las tarjetas de crédito, al ser un medio de pago que se ha vuelto tan fácil de adquirir por las facilidades que dan los bancos actualmente,  sin embargo la mayoría de las personas hace un uso inadecuado de ellas por su desconocimiento, lo cual hace que tengan que pagar unas cuotas altas por compras diferidas a muchos meses y pagar adicionalmente cuotas de manejo o administración bancaria.

Lo que les aconsejamos es tener por lo menos una tarjeta de crédito (explicamos por qué en el siguiente punto) y hacer compras con ella a muy pocas cuotas, ojalá siempre a una.

6. Las centrales de información y el historial crediticio

Como lo anunciamos en el punto anterior, es importante tener una tarjeta de crédito o un crédito normal, ya que estos productos financieros (al igual que otros productos como suscripciones) y la historia que vas generando con su uso, será los datos que utilizan las centrales de información para generar tu score crediticio, lo que te identificara si eres buen o mal pagador y el correcto uso o no, que le das a tus productos financieros.

Esto te dará un puntaje que utilizan todos los bancos para otorgarte algún préstamo que quieras en el futuro. Con esto hay un problema y es que, si alguna entidad te reporta como mal pagador, estarás marcado mal por un buen tiempo y adicional se te cerraran algunas puertas cuando requieras un crédito o servicio similar.

7. Cuantas tarjetas de crédito tener y con cuanto cupo o monto de crédito

Antes lo mencionamos, que recomendamos tener mínimo una tarjeta de crédito, sin embargo, seguro te ha pasado que te ofrecen de todos los bancos una tarjeta de crédito, con lo cual podrías llegar a tener 10 o más, lo importante es que entiendas que está bien tener una, máximo dos tarjetas, y hacer buen uso de ellas.

Puedes decir no a todas esas ofertas, adicional ser muy consciente de cuál es el cupo o monto de cada tarjeta, estas no deberían superar 1.5 veces tu ingreso mensual.

8. Libre de deudas, cuando será ese día.

Seguro que tendrás una deuda pendiente por saldar, pequeña o grande o estas a punto de tenerla, el viaje reciente, el coche o carro que compraste hace un año o deseas comprar, o el apartamento adquirido con tu pareja hace 3 años.

Lo importante es que estés informado de cuál es tu saldo de deuda, las cuotas y monto que has pagado, tanto de capital como de interés, y mejor aún, saber cuánto te queda pendiente por pagar. Esa información te hará consciente de hacer algunos cambios en tus gastos y priorizar el pago de esa deuda, para estar libre de ella cuanto antes.

La vida adulta

9. Viajar y recorrer el mundo con presupuesto planeado

A las personas en su gran mayoría nos gusta los viajes, por ocio, diversión o inmersión a nuevas culturas, sin embargo, la monotonía y la vida frenética en la que vivimos, nos hace relegar nuestros sueños, y si agregamos deudas y gastos innecesarios que hacemos día a día, los cuales no nos permiten viajar con mayor frecuencia por pagar esas deudas en las que hemos incurrido.

Por lo tanto, la invitación es a hacer un plan de acción si te gusta viajar y retarte a hacer un viaje mínimo cada año a ese lugar donde quieres ir solo o con tu pareja. A tus 40 años deberías haber conocido mínimo 10 países.

10. Ir al mercado, cocinar y comer saludable

No es un misterio o algo desconocido para todos que hacer mercado y poder cocinar en casa, trae muchas ventajas y beneficios, entre ellos los económicos, porque se gasta mucho menos, de salud, ya que sabes que estás comiendo y seguro será mucho más sano y adicional haces una actividad diferente, compartes con personas cercanas, familia o tu pareja.

Es recomendable dejar de comer tanto en restaurantes o en la calle, ya que esto a largo plazo no será bueno ni para tu economía ni para tu salud.

11. Vivir solo y vivir en pareja

Seguro muchos Millennials al leer este articulo no están pensando en vivir en pareja, pero habrá otros que si quieren hacerlo porque están enamorados de su pareja, o hay quienes sin pareja quieren salir de la casa de sus padres para tener la experiencia de vivir solos.

Por lo tanto, es importante saber que en ambos casos debes tener muy claro el uso que van a dar al dinero y las responsabilidades que vas a adquirir.

12. Tener o no una mascota y cuánto cuesta

Es un fenómeno que se viene dando el último tiempo, ahora es más común que las personas tengan una mascota en sus hogares. Pero si eres uno de los que piensa embarcarte en esta aventura debes tener muy presenta que una mascota es otro miembro de la familia, por lo tanto, debes cubrir todas sus necesidades y en ello vas a incurrir en algunos gastos, entre ellos: alimentación, cuidados higiénicos, Salud, guardería, juguetes, entre otros.

Ten presente que los costos en promedio de una enfermedad de alguna mascota están oscilando entre 800 mil a 1 millón de pesos (250 y 330 USD), es por eso que debemos contar con un seguro médico para asegurarnos de estos gastos extras.

13. Emprender o libertad financiera

Es la edad adecuada para que emprendas o trabajes para conseguir tu propia libertad financiera, empieza a buscar otras fuentes de ingresos para evitar depender solamente del sueldo de tu trabajo.  Aprovecha las oportunidades que se están dando en la actualidad para crear una nueva idea de negocio, las mismas empresas están abriendo estos espacios para que sus empleados resuelvan problemáticas entorno al mercado.

Cambiemos esas creencias que la única forma de tener un trabajo es vendiendo nuestro tiempo, el mundo se ha transformado y con ello el mercado laboral.  También, podemos adquirir activos que nos puedan generar ingresos, tales como: bienes raíces, propiedad intelectual, invertir en Bolsa  y muchas más.

14. Es el momento de comprar carro

Ya hemos dado algunas opiniones sobre este tema. Acá queremos que entiendas que el auto no es una inversión, es un pasivo que genera gastos y muy elevados (Seguros, Impuestos, Gasolina y mantenimiento), sin contar que el carro que una vez sale de la agencia está perdiendo un 30% de su valor comercial y sumado al hecho de que cada día se sigue depreciando.

Lo que buscamos es que las personas no sigan postergando sus sueños o afectando su bienestar por dejarse dominar de un consumismo desbordado.

15. Adquirir seguros es buena idea

Ya lo mencionamos antes, con el seguro para mascotas, estos y los de salud, hogar, vida, empleo etc, si lo ves de entrada, pensaras que es un gasto inoficioso, sin embargo, a largo plazo y haciendo una buena elección.

Un seguro te puede sacar de muchos apuros en momentos determinados de la vida y no tendrás que hacer un gasto excesivo. Por lo tanto, debes de verlo como una inversión a largo plazo.

Finanzas familiares o del Hogar

16. Hablar de dinero con tu pareja

Entablar esas conversaciones en pareja para construir en conjunto esos sueños que ambos tienen, cumplir las metas y nunca más discutir por dinero, ya que bien lo hemos dicho, un porcentaje muy alto de divorcios se debe a problemas y errores cometidos con el uso del dinero en el hogar.

Llego el momento de citarte con tu pareja para hablar de dinero y conozcan que tan compatibles financieramente lo  son.

17. Nos casamos, cuánto cuesta.

Cada vez es más común que las parejas no quieren realizar el evento del matrimonio, hacen una ceremonia pequeña con pocas personas o incluso solos, o simplemente no hay matrimonio, “nos vamos a vivir en unión libre”.

En muchos casos por temas de creencias no se hace o en otros casos por ahorrar el dinero que se gasta en ese evento o fiesta, ya que puede ser alto. Si en tus planes esta casarte y deseas realizar una fiesta, es bueno que no olvides antes hablar con tu pareja como van a cubrir esos gastos.

18. El dilema de comprar o no una vivienda

La planeación financiera juega un papel indispensable a la hora de comprar vivienda, no es una mera decisión emocional, es también una decisión económica que podría afectar el futuro de tu familia.

Cuando adquirimos una casa o apartamento debemos garantizar los recursos para el pago de las cuotas, seguros, reparaciones, administración e impuesto, para ello debemos revisar primero nuestra capacidad de pago y endeudamiento, antes de ir hacer algún tipo de negociación. Por la falta de planificación, las personas suelen dejarse llevar por las emociones y cometen el error de pedir prestado tanto para la cuota inicial y el resto del valor de la propiedad, cayendo en el sobreendeudamiento.

En Colombia se exige una suma inicial a la hora de adquirir una vivienda que puede oscilar entre el 20 y el 30% del valor total de la propiedad, por ello recomendamos que se establezcan metas de ahorro y cubran esa primera cuota inicial con recursos propios. El mejor momento para comprar una vivienda depende de tu buena planificación.

19. El costo de tener un hijo

En estas nuevas generaciones, tener un hijo ya no es una decisión a la ligera o por defecto, como lo eran las generaciones anteriores, la de nuestros padres o abuelos.

Hay estudios que revelan cifras como que el 25% de las parejas hoy está decidiendo no tener hijos y los que si desean solo piensan en uno o máximo dos, ya que los costos que conlleva la crianza de un integrante más en la familia y la incertidumbre de tener trabajos o ingresos estables hacen que no se opte por ello.  Antes de tomar la decisión de tener un hijo debemos ser  muy conscientes de la implicación que conlleva.

Hacer crecer el dinero

20. Deseos de invertir

Muchos en esta edad pre-treintañera, cuando se llevan muchos años de estudios y otros tantos de vida laboral, piensan en emprender como lo hablamos más arriba o en realizar alguna inversión que haga crecer su dinero, sin embargo como en la mayoría de los casos, seguro esos ahorros serán escasos.

Esto no debe ser motivo para no aprender, así sea lo básico y conocer los diferentes mercados donde se puede invertir y tener una rentabilidad. Debes conocer que hay inversiones de bajo riesgo y cuya tasa fija es menor pero segura, como por ejemplo los depósitos en banco a término y hay otras inversiones de mayor riesgo como los mercados accionarios.

Adicional tienes también opción en los bienes raíces. Cada nicho tiene sus pros y contras, pero lo que te recomendamos es que no elijas sin antes infórmate muy bien en donde vas a poner tu dinero.

Y la vejez

21. Es necesario prepararnos para el futuro

En una edad temprana, como los 25 o 30 años, seguro no pensamos mucho en la vejez y más aun con pronósticos de que el retiro no será como el de nuestros padres o abuelos. Es más, estudios dicen que el futuro de estas nuevas generaciones se vislumbra un poco gris.

Por eso es bueno empezar a pensar un poco en ese momento, no obsesionarse, pero si emprender algunas acciones para cuando se llegue a ese momento no sea demasiado inhóspito, ya que seguro el retiro será por cuenta propia, ya no por entidades sociales de los estados o gobiernos.

22. Cuánto cuesta la muerte

El penúltimo punto, puede sonar algo escalofriante, ya que siempre que pensamos en la muerte, seguro fruncimos el ceño. Pero pensar en ese momento de la vida no está mal, nos hace reflexionar un poco sobre nuestra propia vida y la de las personas que nos rodean.

Primero con la nuestra porque nos pellizca a pensar como estamos viviendo cada día y si está valiendo la pena el paso por este planeta. Y la de nuestros seres cercanos, para saber que tanto los valoramos en vida y que tantos momentos de calidad pasamos con ellos.

No obstante, aparte del tema vivencial y emocional, está el económico y seguro a los 30 no piensas en que vas a morir, pero es importante por un lado tener un testamento sea poco o mucho lo que tengas y adicional tener un seguro exequial no está de más, ayudara a la familia en caso de una calamidad como estas.

El ahora

23. Tu presente

Como último punto decidimos dejar el más importante, el presente. Siempre es necesario y bueno pensar y planear el futuro y en esos puntos de la vida que debemos abordar por una u otra razón a medida que pasan los días y años.

Pues bien,  es más sano pensar siempre en el ahora, en el presente, porque es en ese tiempo en el que vivimos, no sabemos que pasara mañana y no debemos volver atrás en lo que pasó. Entonces no importa si tienes 20 años o si ya estás por cumplir los 30, o si tienes 40 o 50, seguro con cada uno de los 22 puntos anteriores habrás pensado en que debiste hacer algo diferente o que tomaste una decisión acertada.

Si ya pasaste por ellos, o por el contrario, si no has pasado, pensaras en que debes tomar la mejor decisión. Lo importante es que te centres en este momento, en cambiar algo que no te guste, en tomar acción desde hoy mismo por eso que quieres, pero no lo dejes todo para mañana o para ese futuro, empieza hoy.

Déjanos tu comentario, para nosotros es muy valioso y ayúdanos a nutrir este espacio con tu ayuda.

Perla y Carlos

Artículos Relacionados