Esta semana les traemos el segundo de los cinco errores que no debes cometer con tus finanzas personales y de pareja. 

Seguro por estos días finales de abril, lo que piensas en algún momento es sobre la próxima bonificación de mitad de año o la prima de empleo, también pagada en junio.

Y esto lo haces ya que en los últimos meses los gastos han sido mayores de lo normal, diciembre y sus festividades, enero y febrero, como el comienzo de año con gastos escolares de los hijos o de la universidad.

Y ahora abril con la semana mayor o semana santa, que seguro muchas personas lo aprovechan para endeudarse un poco y regalarse un viaje a un lugar cercano de donde viven.

Segundo error: El presupuesto.

El segundo error grave que tenemos identificado, es que las personas y parejas no hacen un presupuesto, individual o del hogar.

Esta debe ser la guía financiera número uno, la que nosotros te ayudamos a construir con nuestro programa de mentoría 1-1, ya que el presupuesto se debe convertir en esa guía de ruta a seguir en tu vida financiera.

Seguro si tienes un presupuesto, mínimamente anual, no te pasaran esos casos de apuros mensuales que te contábamos más arriba.

Para realizar un presupuesto, lo primero que debes hacer es sentarte con cabeza fría, y  pensar que tú mismo, tu hogar y sus finanzas son una empresa, que tiene unos ingresos y unos egresos o gastos. Además de esto también están los bienes o lo que posees y las deudas.

Los ingresos:

En el ítem de los ingresos debes poner todos los rubros de dinero que ingresan al hogar, tales como, salarios, dividendos, intereses, arriendos, etc.

Es muy importante que tengas en cuenta todos los ingresos y adicional también tener en cuenta el patrimonio, ya que con este se tendrá la parte completa de lo que posees y que te ingresa de dinero.

El Patrimonio o lo que tienen:

En el patrimonio debes sumar tus bienes y propiedades, como casas, apartamentos, lotes, vehículos, títulos valores, ahorros, etc. Todo lo que dispones que sea tuyo o con tu pareja.

No dejes por fuera lo que aun debas y estés pagando con un crédito, ya que más abajo hablaremos de este ítem y al final para saber tu presupuesto completo debes sumar el valor de tu propiedad a la fecha y restar lo que aun debes a otra persona o a un Banco por ello.

Los egresos:

En la lista de los egresos o gastos, debes registrar todas las salidas de dinero que se tienen, como son, pago de renta, piso o arriendo, servicios públicos, alimentación, transporte, cuotas de tarjetas de crédito etc. (Si lo deseas puedes pedirnos gratis la hoja de ruta en Excel que te ayudará con esto).

Tener en cuenta esas cuotas mensuales que ya tienes pactadas para pagar tus deudas o créditos, de lo cual hablaremos en el siguiente punto.

Es importante que no dejes ningún gasto por fuera, así sean gastos hormiga que hoy tienes, para que puedas identificar en donde están gastando su dinero.

Las deudas:

Para terminar el cuarteto completo del presupuesto, debes adicionar las deudas que posean, sean individual o del hogar.

Ten en cuenta todo, deuda de un crédito hipotecario con el que compraste tu casa o apartamento, crédito de vehículo o de libre inversión. Deudas pendientes de pagar a un conocido o familiar. No dejes por fuera ninguna.

Presupuesto:

Una vez que tengas toda esta información diligenciada, ya sea de forma digital en una hoja de texto o de forma física en una agenda o cuaderno debes hacer lo siguiente.

Debes sumar todos los ingresos y restarle todos los egresos, así sabrás si te queda dinero para ahorrar o destinar a otro propósito o si por el contrario estas en rojo, y te hace falta dinero para suplir tus gastos.

Luego de esto debes sumar los valores del patrimonio y restarle lo que se tiene como deuda, con lo cual se tendrá el panorama de cuál es la cuantía adeudada a la fecha.

Con este primer paso sabrás si estas con una condición saludable o no financieramente.

Por último:

Para que hagas un presupuesto adecuado, les recomendamos dos cosas.

Lo primero, es que hayan hecho previamente la tarea número uno, la cual consiste en llevar el registro detallado de todos los gastos, así sabrás cuáles son tus gastos recurrentes y sobre cuales puedes tomar decisiones a corto, mediano y largo plazo.

Esas decisiones pueden ser quitar los gastos o disminuirlos, ya que si una vez hecha la suma y resta de ingresos y gastos te dio en rojo, debes empezar a revisar por donde mejorar.

El segundo es realizar un presupuesto anual, teniendo en cuenta todos los ítems y valores explicados arriba y luego lo lleves a un presupuesto mensual, esto hará que se evite tener en unos meses un presupuesto mayor a otros, generalmente hablando de gastos.

Lo decimos y puedes corroborarlo como  iniciábamos el post, donde en unos meses se tienen unos gastos mayores por razones especificas, como son inicio de clases en colegio o universidad, viajes, días de madre, padre, cumpleaños, aniversario, navidad, etc.

Si tienes en cuenta todos estos gastos de forma anual y luego llevas tu presupuesto a una ejecución mensual, al final tendrás tranquilidad y sabrás que tienes calculado ese dinero que vas a gastar y que no te hará un hueco grande.

Una vez hecho esto, puedes definir un presupuesto común o del hogar y un presupuesto individual, según lo hayas decidido con tu pareja.

Como lo hemos dicho antes, cada persona y cada hogar tiene su propio ecosistema financiero, lo importante es conocerlo y apropiarse de él.

Perla y Carlos.

Artículos Relacionados