Pincelando Historia anhela retar el stuto quo de las parejas entorno a la vida financiera, es por eso que hemos querido hacer un post dedicado exclusivamente para hablar sobre las “deudas o préstamos”.

Ya que estas son percibidas como algo negativo y gran parte de las personas suelen creer que se deben evitar o en el peor de los casos terminan endeudándose en cosas no productivas. 

Es muy bien sabido que los individuos suelen recurrir a los créditos para comprar bienes innecesarios y no para adquirir bienes o servicios que les pueda generar un beneficio a corto, mediano o largo plazo.

En general, el problema radica en no saber diferenciar para que nos estamos endeudando, mientras no incluyamos la educación financiera en nuestros hogares es más alta la probabilidad de que sigamos cometiendo los mismos errores de nuestros mayores y sigamos llevando una vida de limitaciones.

Para cambiar este panorama, en este artículo explicaremos las diferencias entre las deudas positivas y negativas, nuestro objetivo es que conozcan y aprendan a diferenciar estos dos conceptos.

Lo anterior con el fin que el día de mañana que decidan endeudarse sea para cumplir algún objetivo, donde tengan el control de sus finanzas y puedan construir un mejor mañana. Porque, una vez que se aprende a gestionar el dinero es más fácil tomar cualquier decisión y transformar la deuda en algo positivo.

Entonces, ¿Qué son las deudas positivas y negativas?

Las deudas positivas son las que adquirimos para comprar una casa, para emprender o para educarnos, este tipo de deuda se diferencia de las otras porque puede generar un retorno con el paso del tiempo, con estas deudas se compran activos que nos reportaran una rentabilidad ya sea de forma inmediata o a largo plazo.

Claro está, que debemos estructurar muy bien nuestro plan, es decir que los ingresos que vamos a recibir logren pagar la deuda y al mismo tiempo nos genere un beneficio. Lo importante es que se valoricen con el paso del tiempo o empiece a generar ganancias desde el primer momento.

El crédito puede ser una herramienta muy útil para aumentar nuestro patrimonio si y solo si se utiliza con consciencia y de forma correcta.

Mientras, que las deudas negativas, son aquellas que no generan un retorno o beneficio más allá del consumo del bien que adquirimos con ellas. Por Ejemplo; cada vez que usamos la tarjeta de crédito para adquirir:

Un celular, ir a comer a un restaurante, comprar ropa o zapatos o inclusive pagar tus vacaciones.

En definitiva, estas comprando un pasivo, porque en ningún momento de la vida obtendrás alguna rentabilidad económica por ello y además estás perdiendo la oportunidad de alcanzar tu propia libertad financiera, dejándote expuesto a seguir sosteniendo un estilo de vida que no corresponde con tus niveles de ingresos donde terminaras endeudándote para pagar deudas.

Uno de los ejemplos más comunes que podemos encontrar es cuando compramos un carro para nuestro uso particular, creyendo que es un activo. Una vez que el carro sale de la agencia ha perdido más o menos un 30% de su valor comercial, sumado al hecho de que cada día se desvaloriza más y sin sumar los gastos que se adquieren una vez comprado (Impuestos, Seguros, Mantenimiento, Gasolina, etc.).

Nosotros queremos que entiendas que no es malo endeudarse, lo malo es recurrir a préstamos para adquirir bienes innecesarios, que no te van a generar ninguna rentabilidad, incurriendo en una mala inversión.

Y más cuando no se realiza una adecuada planificación para el pago del préstamo. Una deuda negativa es no saber distinguir cuando es oportuno endeudarse y cuando es mejor evitarlo.

Nosotros queremos que entiendas que no es malo endeudarse, lo malo es recurrir a préstamos para adquirir bienes innecesarios, que no te van a generar ninguna rentabilidad, incurriendo en una mala inversión.

Y más cuando no se realiza una adecuada planificación para el pago del préstamo. Una deuda negativa es no saber distinguir cuando es oportuno endeudarse y cuando es mejor evitarlo.

Casi siempre, las deudas malas son obtenidas para satisfacer deseos momentáneos o irracionales, este tipo de préstamos afecta nuestro poder adquisitivo, provocando que se caiga constantemente en deuda y sobre todo en el impago de la misma, todo esto se debe a la ausencia de la educación financiera. 

Parejas, antes de asumir cualquier deuda o crédito, por pequeña que sea, deben realizar un balance consciente de los ingresos, gastos y deudas que se tenga, así como los intereses que deberán pagar para acceder a un préstamo.

Es muy importante que determinen su capacidad de pago, en otras palabras, calculen la cuota máxima que pueden pagar por un crédito, cuando realizamos este análisis están controlando el riesgo de caer en una morosidad que pueda afectar el bienestar económico de su familia.

Además, deberías formularte las siguientes preguntas:

¿Para qué es la deuda?

¿A qué tiempo?

Y ¿Cómo la pagaría?

Estos son algunas de los interrogantes que deben plantearse antes de arriesgarse a una deuda, así como planificamos nuestra boda: el lugar, el menú para los invitados, la música, el vestido de la novia y el novio, etc.

Así también debemos planificar la hora que decidamos tomar la decisión de endeudarnos con el fin de evitar adquirir préstamos que no nos genere ninguna rentabilidad.

Es por eso, que si deseas impactar tu vida empieza a crear una cultura de compra de contado en todo aquello que no te va a generar algún tipo de beneficio. Pero, sabemos que no falta la emergencia que se nos puede presentar en cualquier momento de la vida obligándonos asumir préstamos que no teníamos planeado.

Pero, dado el caso que sea necesario endeudarnos, no olvides reajustar tu presupuesto donde la deuda siempre sea tu prioridad y págala lo más rápido posible y así evitar los intereses.

Hasta que no logremos entender que las finanzas no es un asunto de apariencia, sino de educación constantemente estaremos recurriendo a un mal endeudamiento, donde veremos comprometido nuestro futuro financiero.

Acá les dejamos algunos tips para que identifiquen fácilmente una deuda positiva:

  1. Aumenta su valor con el paso del tiempo.
  2. Genera ingresos desde el primer momento o en el futuro.
  3. Un bien o servicio que prevalecerá más que el plazo de la deuda.
  4. Es una compra consciente y controlada, regida por tu nivel de endeudamiento.
  5. No está basado por un impulso o deseo.

Nosotros lo que buscamos es que las parejas o personas empiecen a entender que de cada uno depende lograr lo que queramos y cambiar esos patrones que lo único que ha logrado son proyectos de vidas destruidos.

No es normal que sigamos renunciando a nuestros sueños por hacer realidad los sueños de los demás. Parejas ayúdanos a cambiar estos esquemas, rebelémonos y nos sigamos engrosando esta lista.

Piensa en tu futuro, planea con tu pareja y trabajen por su bienestar económico.

Aprendamos a diferenciar los tipos de deudas y adóptemelos para incrementar nuestros ingresos, no como detrimento de nuestro patrimonio.

Y por último los dejamos con la siguiente frase:

Muchas personas gastan dinero que no han ganado, para comprar cosas que no quieren, para impresionar a personas que no les agradan.”  WILL SMITH

Artículos Relacionados